Ciencia en abierto / Open Access Science

Estoy segura de que todos nos hemos visto alguna vez en la situación de querer leer una publicación científica, bien por interés personal en el tema, por trabajo o por estudios,  y acabar quedándonos con las ganas. Como dije en una entrada anterior, cuando un tema o una investigación nos interesan no hay nada mejor que buscar la fuente de información más fiable, no obstante, muchas veces nos es imposible dar con el artículo original porque muchas de las revistas en las que publicamos son de acceso limitado.

¿Por qué tenemos que pagar 30€ para leer un artículo? Hoy en día, con la cantidad de recursos de los que disponemos, la ciencia debería estar al alcance de todo el mundo. La falta de transparencia y accesibilidad lleva directamente al subdesarrollo de la investigación, los avances científicos se resienten, y lo que es peor, la ciencia no llega al pueblo. Si hay algo de lo que nos quejamos día sí día también es del poco presupuesto que se dedica a la investigación, pero ¿cómo se va a conseguir más apoyo si la gente no sabe en que se invierte este dinero?

open access

El movimiento Open Access pretende acabar con muchas de las trabas que impiden la distribución de las publicaciones científicas. No se trata tan solo de lo que hay que pagar para suscribirse a una revista o para descargarse un artículo, también a veces la propia política de gestión de las editoriales dificulta que los artículos lleguen al lector. Las bases de este movimiento están descritas en la Declaración de Budapest (Budapest open access initiative) en 2002, la Declaración de Bethesda (2003) y finalmente la Declaración de Berlín (2003), aunque este movimiento cuenta cada día con el apoyo de más instituciones. Concretamente, el acceso abierto a la literatura científica supone que los usuarios pueden leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar los textos completos de los artículos científicos y usarlos con cualquier otro propósito legítimo, siempre citando a los autores y otorgándoles el control sobre la integridad de su trabajo.

Existen dos formas de llegar al Acceso Abierto:

  • Publicar en revistas de Acceso Abierto (conocido como Vía dorada).
  • El autor publica en revistas que no tienen políticas de Acceso Abierto, alojando los textos en un repositorio (conocido como Vía verde).

Los repositorios son colecciones de artículos, una especie de archivo cuya finalidad es conseguir una mayor difusión de la investigación. Muchos institutos o universidades cuentan con sus propios repositorios, facilitando así el acceso a sus propias publicaciones.

Los científicos están cada vez más concienciados en distribuir y dar a conocer su trabajo, por lo que en muchas ocasiones contactando con ellos por e-mail puedes conseguir que te envíen el artículo que te interesa. Además existen plataformas que facilitan este intercambio de información, como es el caso de ResearchGate o Reddit, ¡hasta en Facebook es posible encontrar grupos creados para conseguir artículos de acceso cerrado!

Recordemos que al no luchar contra las publicaciones/revistas de acceso cerrado nos estamos tirando piedras sobre nuestro propio tejado.


I am pretty sure that we all have been in the situation of wanting to read a scientific publication, either by personal interest in the subject, for work or studies, and end up staying with the desire. As I said in a previous post, when we are interested in a topic or research there is nothing better than the original published article, it will always be the most reliable source of information. However, it is often impossible for us to obtain access to the original article because many of the journals in which they are published are of limited access.

Why do we have to pay 30 € to read an article? Today, with the amount of resources at our disposal, science should be available to everyone. The lack of transparency and accessibility leads directly to the underdevelopment of research, scientific advances suffer, and worse, science does not reach the people. We complain every day about the little budget devoted to research, but how are we going to get more support if people do not know in what this money is invested in?

The Open Access movement is seeking to end with many of the obstacles that prevent the distribution of scientific publications. It is not just what you have to pay to subscribe to a magazine or to download an article, it is also that sometimes their own management policy makes it difficult for readers to reach articles. The bases of this movement are described in the Declaration of Budapest (Budapest Open Access Initiative) in 2002, the Declaration of Bethesda (2003) and finally the Declaration of Berlin (2003), although this movement has every day the support of more institutions. Specifically, open access to scientific literature assumes that users can read, download, copy, distribute, print, search or link the full texts of scientific articles and use them for any other legitimate purpose, always citing authors and giving them the control over the integrity of their work.

There are two ways to reach the Open Access:

  • Publish in Open Access journals (known as Golden Road).
  • The author publishes in journals without open access policies, but the articles can be found in a repository (known as Green Road).

The repositories are collections of articles, an archive whose purpose is to achieve greater dissemination of research. Many institutes and universities have their own repositories, facilitating access to its own publications.

Scientists are aware of the situation, they know that they should distribute and publicize their work, so that, contacting them by e-mail is often a successful way to get the item you are interested in. There are also platforms that facilitate this exchange of information, as it is the case of ResearchGate or Reddit, even in Facebook it is possible to find groups created to obtain closed-access articles!

We should remember that by not fighting against publications/magazines of closed access we are cutting off our nose to spite our face.

Fuentes / Sources:

Acceso abierto a las publicaciones científicas: definición, recursos, copyright e impacto. Remedios Melero.

Dialnet

Anuncios

2 pensamientos en “Ciencia en abierto / Open Access Science

  1. Antonio

    Hola
    Tienes mucha razón. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la verdadera CIENCIA -con mayúsculas- debería ser mucho más asequible para científicos e investigadores y también para los aficionados a la misma; unas facilidades en las que estuvieran mucho más implicados los gobiernos de todos los países del mundo, eliminando trabas burocráticas innecesarias, manteniendo en estrecha colaboración a sus científicos y destinando fondos suficientes para la investigación en todos los campos actualmente en fase de estudio.
    ¿Es una quimera? ¡No! Es algo totalmente factible… si realmente existiera la voluntad para hacerlo.
    Pero… ¡alegrémonos! por la suerte que hemos tenido de nacer en una época de -relativa- paz en Europa, convertida durante el siglo XX por dos veces en un feroz campo de batalla y donde no se conocía un período tan largo de paz -70 años- como el que se está disfrutando desde el final de la Segunda guerra mundial.
    Hago este comentario porque por desgracia, la Historia de la Humanidad está plagada desde su inicio de ataques a la ciencia y a la sabiduría de los hombres (y mujeres) en casi todos los países y en casi todas las épocas; empezando por la famosísima biblioteca de Alejandría en Egipto, una verdadera “Catedral del saber” donde se guardaban miles y miles de papiros originales e insustituibles, para su consulta y estudio.
    La biblioteca de Alejandría fue quemada hasta los cimientos varias veces, una de ellas por Alejandro Magno (Alejandro fue discípulo de Aristóteles, ¡qué ironía!) y otra por Julio César -entre otros “grandes” personajes de la Antigüedad- para ser totalmente reconstruida de nuevo; pero con cada incendio, se convertían en humo para siempre cientos de miles de documentos; fruto de larguísimos años de estudio , de experimentación y de avances -que sin poder evitarlo- eran pasto de las llamas, relegando a la Humanidad una y otra vez a los puntos de partida iniciales, como si de una dramática partida de “parchís” se tratara.
    Y en fechas más cercanas -como es el año 1933- en la capital de la Alemania nazi, Berlín, y muy cerca de la célebre “Universität Von Humboldt” -de donde fueron sacados la mayoría de los libros- dirigentes del partido nazi encabezados por el Doctor Joseph Goebbels quemaron en una vergonzosa noche del mes de mayo de ese año, más de 40.000 ejemplares, en una clara advertencia de lo que vendría después… pero esta vez no sería precisamente con libros…

    Antonio

    Responder
    1. aligvil1 Autor de la entrada

      Hola Antonio, ¡Muchas gracias por tu maravilloso comentario! Tienes mucha razón con todos los ejemplos que nos das sobre “crímenes” a la ciencia, que en cierto modo podrían considerarse crímenes a la humanidad por la cantidad de conocimientos que nos han sido arrebatados. Lo cierto es que hoy en día esos sucesos nos parecen lejanos en el tiempo, y nos resultaría inadmisible que algo similar ocurriera ahora. Se podría decir que conforme pasan los siglos la forma de “impedir” que la ciencia llegue al lector evoluciona. Está claro que hoy en día disponemos de muchas más facilidades para conseguir transmitir el conocimiento a la gente, pero sin duda alguna, un mayor esfuerzo en esta tarea favorecería el desarrollo de la ciencia.
      ¡Gracias de nuevo por pasarte por aquí y compartir tu opinión con nosotros!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s